El veganismo no es suficiente

Artículo original por Lara André


El veganismo es insuficiente porque los animales no humanos no oprimidos por los seres humanos todavía están profundamente oprimidos y violentados por la naturaleza – tan sólo modificar los hábitos de consumo y liberar los animales esclavizados no basta. El veganismo se refiere básicamente a obligaciones negativas para con los animales no humanos, es decir, obligaciones del tipo no-hacer: no aprisionar, no violar, no golpear, no acuchillar, no azotar, no aterrorizar, no torturar, no quemar, no matar. Es preciso que las activistas por la causa animal entiendan que todas esas obligaciones, que parecen muchas, en realidad no son lo máximo que podemos hacer – son apenas lo mínimo de lo mínimo que podemos hacer por los animales no humanos.

El veganismo es importante, pero representa una pequeña parte de lo que significa asumir una postura antiespecista. El veganismo no es una cumbre moral que alcanzamos apenas modificando algunos hábitos de consumo – estos cambios en nuestros comportamientos tan sólo nos ayudan a cumplir nuestras obligaciones negativas para con los animales no humanos, pero no garantizan que estemos, de facto, asumiendo una postura antiespecista.1


Bebé murciélago huérfano siendo alimentado en la
 Australian Bat Clinic & Wildlife Trauma Centre 
El antiespecismo defiende que, además de varias obligaciones negativas, debemos asumir también obligaciones positivas en relación a los animales no humanos – de la misma forma en que asumimos tales obligaciones en relación a los demás seres humanos. ¿Qué hacer, entonces, por los animales no humanos de manera proactiva y para reducir el daño natural del que son víctimas? Dar de comer a los que pasan hambre, dar de beber a los que tienen sed, rescatar a los accidentados, cuidar de los heridos, dar medicina a los enfermos, dar cobijo a los huérfanos, consolar a los afligidos, proporcionar atención médica y odontológica preventiva y curativa, aplicar vacunas, desarrollar anticonceptivos seguros, reducir drásticamente la mortalidad infantil, reducir el miedo y el estrés y aumentar el bienestar general de los bebés, adultos y también de los ancianos.

Todas estas son apenas algunas de las muchas acciones que podemos promover para una mejor defensa de los intereses que los animales no humanos tienen en no sufrir y también en disfrutar de sus vidas2. Si nuestro objetivo es alcanzar un estado de justicia y bienestar para todos los seres sintientes3, el activismo antiespecista tiene que trabajar mucho más allá del cierre de los mataderos y de los laboratorios de vivisección – tenemos que garantizar que el conocimiento científico y los recursos financieros y tecnológicos puedan ser distribuidos de la manera más eficiente e igualitaria posible entre los seres sintientes – es decir, todas las cosas que hace mucho tiempo benefician a los seres humanos y nos ayudan a sobrevivir en un planeta repleto de hostilidades tienen que dejar de ser consideradas privilegios tan sólo para miembros de nuestra especie.

Notas

1. Especismo. Especismo es dar una distinta consideración moral a diferentes seres sintientes debido a razones injustas. Incluso cuando los animales no humanos no son explotados son todavía discriminados, ya que no se les tiene en cuenta de manera seria. En: Ética Animal. Disponible en: <http://www.animal-ethics.org/especismo-pt/>. Acceso en 21 abr. 2016.


2. El interés en no sufrir. Existen muchos animales no humanos que pueden experimentar placer y dolor. Esto es debido al hecho de que, como los seres humanos, poseen la capacidad de tener experiencias. El sufrimiento es malo por definición, incluso cuando lleva a algo positivo. El sufrimiento de los animales no humanos debe ser tenido en cuenta, así como nos gustaría que nuestro propio sufrimiento lo fuese. En: Ética Animal. Disponible en: <http://www.animal-ethics.org/interesse-sofrer/>. Acceso en 21 abr. 2016.


3. El argumento de la imparcialidad. El argumento de la imparcialidad establece que el especismo es incompatible con la justicia. Puede ser presentado contra cualquier tipo de posición que sostenga que está justificado tratar peor a los animales no humanos que a los seres humanos. De acuerdo con el argumento de la imparcialidad, el mantenimiento de una posición de este tipo es una forma de discriminación. En: Ética Animal. Disponible en: <http://www.animal-ethics.org/argumento-imparcialidade/>. Acceso en 21 abr. 2016.

Traducido por Arx Linares-Galindo

Arx Linares-Galindo